Martin Muriano Arquitecte
Martin Muriano                                                    Arquitecte

ORIGEN I FORMA

"Los primeros indicios arquitectónicos provienen de forma vocacional, además de una arraigada tradición familiar. Desde abuelo y padre, como constructores, hasta  hermano, como arquitecto.

 

Estas motivaciones me llevaron a una formación técnica, mediante la carrera universitaria de estudios superior de arquitectura de Barcelona (ETSAB), dentro de la Universidad Politécnica de Cataluña (UPC).

 

Además del ciclo académico-teórico me interesó al mismo tiempo, el aprendizaje en diferentes despachos de arquitectura que me permitieron tener una visión más profesional, adquiriendo conocimientos prácticos tanto en despacho como a pie de obra.

Buena parte de ese tiempo transcurrió en el estudio de Germán Navarro Borrás.

 

Finalizados los estudios universitarios en 1990, empecé una primera etapa profesional en proyectos de reforma y rehabilitación, así como de interiores. Período que me permitió ir al detalle constructivo trabajando la pequeña escala.

 

Este aprendizaje me dió confianza para afrontar encargos proyectando y consruyendo viviendas tanto unifamiliares como plurifamiliares, donde la pequeña escala doméstica es esencial.

Por otro lado, el cambio de pequeña a gran escala surge asumiendo estudios y  planes urbanísticos como clave para crear edificios de equipamientos, proporcionando una visión más global del conjunto.

 

En estos casi 25 años de profesión creo básico destacar en el ejercicio proyectual, previo a cualquier hecho material posterior, el concepto miesiano de "Less is More", herramienta conceptual que me ha ayudado a desarrollar mis proyectos.

Hago mías las acertadas palabras de J.A. Coderch, último gran maestro, en el que un buen proyecto se crea con: Pasión por lo que estás haciendo, Tiempo para trabajarlo y Sufrimiento hasta conseguir lo que te propongas.

 

Una vez dado el salto al vacío sobre el papel en blanco, articulando la mano con el lápiz, mi experiencia me confirma que este sufrimiento se produce hasta que el proyecto queda "trabado", preciso instante, donde se empieza a disfrutar plenamente tanto del ritmo del proyecto como de la consecución final de la obra realizada.

 

Pabellón de Barcelona

Mies van der Rohe (1929)

 

Casa Uriach

J.A Coderch (1961)

 

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© Martin Muriano. Arquitecte